Calendario de arribadas tortugas 2015 - 2016

Para descargar el calendario completo, dar clic en la imagen.

Última noticia:
VOLUNTARIADO POR LA PROTECCIÓN DE LA TORTUGA CAREY

Nicaragua a 11 años tras las huellas del gigante del pacifico la “Tora”

tortugasnicas | Mar 19, 2013

2013 marca el 11º aniversario del  Programa de Conservación de Tortugas Marinas en Nicaragua de Fauna & Flora International.  En las próximos semanas, estaremos presentando una serie de informes, historias, blogs y fotos, profundizando en todos los aspectos del programa, desde sus humildes comienzos a las esperanzas para el futuro y a muchos de  sus defensores en el camino.

José Urteaga, Director del Programa para Nicaragua/ Fauna & Flora Internacional (FFI) ha estado allí desde el primer día. Aquí José comparte algunas reflexiones muy personales sobre cómo se enteró de que la integración de la población local y sus perspectivas son esenciales para el éxito de la conservación.

José:

Solo imagina: "Te sientes aislado, caminando a lo largo de esta playa. Es medianoche, y millones de estrellas salpican el negro intenso del cielo. Después de caminar varios kilómetros te sientas  a descansar en la arena. Delante tuyo solo está  un vasto océano y detrás de ti un bosque denso. El océano toca la música perfecta para tus pensamientos, todo tipo de cosas pasan por tú mente: tú vida, tus seres queridos, tú pasado y tú futuro. En esos instantes lo único que haces es  reflexionar sobre la inmensidad de la masa de agua que esta  frente a ti; ¿Qué esconde? en  tú mente se dan paso miles de imágenes de tú conocimiento y de la imaginación, ballenas, delfines, pulpos gigantes, dragones, y corales… De repente una enorme criatura emerge de las olas, arrastrándose lentamente pero sin vacilación hacia ti. Instintivamente te pones  de pie y te mueves a un lado. Este animal es grande, muy grande y fuerte, pero pacífico, primitivo, increíble. Te sientes tele transportado a la era de los dinosaurios. (La tortuga tora puede pesar hasta 2000 libras y medir hasta dos metros y medio de largo).

“Es una tortuga tora”, que anida en la costa del Pacífico de Nicaragua, en un lugar prístino llamado Chacocente. En este momento estas presenciando un ritual  biológico que se ha repetido por más de 100 millones de años, y esto  hace que sientas una conexión especial con esta criatura y a través de ella con el mar y sus secretos, este es un momento mágico, inolvidable y maravilloso.

Estas tan centrado en la tortuga, que no te das cuenta de que un hombre está a tu lado. Él tiene una bolsa y un machete en la mano, afirma que la tortuga es suya, recoge los huevos, y se va. La tortuga no se inmuta y continúa con su ahora inútil ritual de anidación. El momento mágico se rompe, sientes un vacio y sabes que algo está mal, pues las tortugas tora están desapareciendo rápidamente de la tierra y esos huevos representaban la esperanza para la sobrevivencia de esta criatura majestuosa. Ahora no hay nada allí. Esta podría ser la última tora que hayas visto, la última que cualquier persona haya visto…

Esta es una historia triste, con un tipo malo (el “huevero”), con una criatura única (la tortuga tora), y con un solo testigo: vos.

Pero hay otra manera de contar esta historia.

Esta vez empezamos en Aguas Calientes, comunidad cerca de Chacocente. Juan Manuel tiene 30 años, está casado con María y tienen tres hermosos hijos. Ellos viven en una pequeña casa, con piso de tierra, paredes de madera y un mosaico  de plástico negro, hojas de palma y zinc como techo. Juan quiere ser un agricultor, pero la calidad del suelo aquí no es buena. Este año las lluvias han sido escasas y sus cultivos (frijol y maíz) no son suficientes para alimentar a su familia. En la comunidad de Juan, tenes suerte si comes dos veces al día, y sos afortunado si podes enviar a tus preciosos hijos a la escuela o al médico. En estos días las cosas no van bien y los hijos de Juan tienen hambre. ¿Qué puede hacer? Juan Manuel, decide ir a la playa, para tener una oportunidad, los huevos de tortugas marinas pueden resolver su día y darle el dinero para  su familia, así que camina  y camina para jugar su suerte.

Vos  conoces el resto de la historia, pero ahora el “huevero” tiene un nombre. Él es un padre, es humano, y no  es un tipo malo después de todo.

Este es el contexto con el cual, los que trabajamos para conservar las tortugas marinas, nos enfrentamos  todos los días. ¿Es posible llevar ambas historias  a un final feliz?

Nosotros pensamos que sí, si se trabaja con la población local y aprendemos a entender ambas partes de la historia. Como dijo un colega: “La conservación es acerca de la ciencia, pero también se trata de las personas, de su trabajo, su educación y su cultura. La conservación se trata de la colaboración, el trabajo en redes, el intercambio. También se trata de compromisos, y porque no se trata de la amistad y el amor”.

Hace once años  que Juan Manuel ya no extrae huevos de tortugas marinas, él ahora lidera los esfuerzos de conservación en su comunidad. Hoy somos amigos y de tiempo en tiempo nos encontramos para esperar que el gigante majestuoso regrese a estas playas.

Aun queda mucho camino por recorrer, pero hay esperanzas!

 

 

2 comentarios

2

Honey Abihail Hung

Les agradesco de antemano mantenernos informados , es una ardua labor la que usd realizan ,les deseo exítos en todo lo que hacen .yo por mi parte sigo difundiendo la información .

1

Gustavo Martínez

Así deben ser contadas las historias, ese acercamiento humano a la realidad social pero también a la realidad ecológica es lo que da garantía a que un día, un día pueda haber un ... seguir (final) feliz.

Comentar


Esta página es posible gracias al auspicio de:

Logos