TORTUGAS MARINAS Y SU ESTADO COMO PRODUCTO DE CONSUMO

***Organizaciones ambientales que trabajan en el tema de la protección de la tortuga marina en el pacífico de Nicaragua presentan resultados sobre el diagnóstico del comercio del producto y sub-producto de esta especie en peligro de extinción, en el marco de la campaña “Yo no como huevos de tortugas”, “Yo no uso Carey”.

Managua 22 de febrero del 2012.-

Nicaragua es un lugar de gran importancia para la conservación de cinco de las siete especies de tortuga marinas que habitan el planeta. Lamentablemente muchas de estas especies se encuentran en peligro de extinción debido a una combinación de impactos como la polución del océano, la destrucción de las playas por el desarrollo costero, el consumo de huevos o la matanza de tortugas para extraer carne y carey de su caparazón. En Nicaragua las tortugas marinas están protegidas legalmente, incluso  la protección de tortugas marinas ha sido un compromiso asumido por Nicaragua en convenciones internacionales. El consumo de huevos de tortugas marinas es ilegal y está vedado permanentemente desde el año 2005, y el carey ya había sido protegido desde años anteriores.

La campaña “Yo no como huevo de tortugas, Yo no uso carey” es un esfuerzo realizado por una red de más de doce organizaciones que trabajan en alianza para la protección de estos reptiles en peligro de extinción. Fauna y Flora Internacional  junto a sus aliados, Paso Pacifico , el  Ministerio del  Ambiente y Recursos Naturales con el apoyo  financiero de la Real Embajada de Dinamarca presentan en esta ocasión el resultado del “Diagnóstico sobre el Comercio  sub-productos de tortugas marinas en el pacífico de Nicaragua 2011-2012”.

 Con éste diagnóstico se pretendió medir el pulso del comercio ilegal de productos de tortugas en Nicaragua, y este año se enfocó en los huevos de tortugas marinas y los productos de carey. Gena Abarca, Coordinadora de la campaña, explicó que se realizaron cerca de 2100 encuestas en distintos puntos del Pacifico de Nicaragua dirigida a expendedores y consumidores de huevos, así como expendedores y consumidores de carey.  

 Los resultados ayudaran a plantear nuevas estrategias para trabajar en la reducción de este mercado ilegal que amenaza a las poblaciones de tortugas marinas.

Los resultados demostraron que existe aún un gran porcentaje de incidencia en la venta y consumo de huevos de tortugas marinas y artículos de carey.

El diagnóstico documentó que solo el 58% de los consumidores están enterados de que el consumo de carey está prohibido, señalando que incluso hay muchas personas que no saben que el carey viene de una tortuga marina en peligro de extinción. De igual manera se encontró que cerca del 90% de los negocios de artesanías ofrecen productos de carey.  Llamativo resultó la observación de que  un gran porcentaje de los consumidores de carey son turistas extranjeros. Esto significa que los turistas están comprando y llevando el carey fuera de Nicaragua lo cual representan una violación a las convenciones internacionales que Nicaragua ha firmado. También indica que tiene que haber un mayor involucramiento de instituciones como el INTUR o el sector turístico en general para resolver este problema.

 El caso de los huevos de tortugas marinas también está muy diseminado en el pacifico de Nicaragua.  Si embargo en este caso el porcentaje de encuestados concientes de que los huevos se encuentran en veda fue alto cerca del 83%. Del total de encuestados el 43 % no consumen huevos de tortuga nuca, mientras que un 23% manifestó haber comido pero no consumir en la actualidad, y un 34 % reconoció haber comido huevos de tortugas marinas en el ultimo año. Esto significa que se han logrado avances en la reducción de la demanda, pero que aún asi el porcentaje de consumidores es  alto.

Liza González de Paso Pacifico manifestó que  el diagnostico también dio la oportunidad de conversar con comerciantes, autoridades y otros actores claves, y el punto más importante es que la gran mayoría tiene una posición y disposición muy grande para solucionar este tema. La gran mayoría de los comerciantes han reconocido que el comercio de subproductos de tortugas marinas ni siquiera representa una proporción importante para sus negocios, y que con programas de educación y comunicación, programas de aplicación de las leyes vigentes, así como una buena coordinación con el sector comercial se podrían alcanzar logros importantes en la reducción de esta actividad.

 El Carey es una tortuga

En el consumo de Carey se entrevistaron a 268 personas en los lugures donde se vende este producto, de los cuales 174 son femeninos y 94 masculino, siendo que el 58% de estos conocen que el comercio de tortuga carey es ilegal. Lo que significa que las personas están aùn concientes pero no estàn sensibilizadas.

Asimismo entre los encuestados el mayor nùmero de compradores tienen un rango de edad entre 10 a 30 años, que implica un riesgo para las futuras generaciones, pero a la vez una oportunidad para que hombres y mujeres, potenciales padres de familia no repliquen esta conducta en el consumo.

Por otra parte, en el tema de nacionalidad de los consumidores de carey, se revela que, durante la encuesta en los sitios de ventas de artesanìas, los que màs visitan estos expendios son el 88% de origen nacional y un 12% de origen extranjero,  sin embargo, al preguntarle: ¿Quiénes compraban artesanìa de carey? Los dueños de expendios refirieron que los extranjeros compran màs carey.

 Siempre en el tema del comercio de carey la encuesta revela que de 160 expendios en los principales mercados del pacifico y àreas urbanas el 91% vende artesanìa de carey. De los cuales el mayor número de éstos, son expendios que tienen de 1 a 5 años de tener el negocio de este producto.

 La importancia del carey en la economìa familiar segùn la encuesta, se descubriò que los ingresos brutos mensuales oscilan entre 10 y 600 córdobas, lo que significa muy poco para la economìa de esa familia. 

SOBRE LOS EXPENDIOS Y CONSUMO DE  HUEVOS DE TORTUGAS

Se entrevistaron a 1,148 posibles consumidores, siempre en sitios de posibles expendios de huevos, de los cuales 508 fueron mujeres y 640 hombres; siendo que 659 afirmaron haber consumido huevos de tortugas, y de ese universo de consumidores activos 418 son hombres.

 A preguntarles ¿por què consume los huevos de tortuga marina?, el mayor nùmero afirmò que por el sabor y por el alimento, sòlo 40 personas de los encuestados y que sì consumen el huevo contesto: “por ser un alimento afrodisìaco”, lo cual demuestra que no es permitida la excusa de que es una limento que genera potencia sexual.

Un dato muy importante que revela la encuesta es que la edad en la cual se inicia el consumo de huevo de tortugas es entre 17 a 25 años, y los mismos refieren que consumen los huevos de tortugas màs frecuentemente en su casa. Es decir, las costumbres son adquiridas desde los primero años del ser humano, por lo que se valora indispensable que los adultos comiencen a cambiar la cultura de consumo de huevo. 

 De los 489 personas que no comen huevos de tortuga las edades oscilan entre menos de 20 a 40 años, lo cual es algo positivo porque indica que hay una cierta sensibilizaciòn al tema de la conservaciòn.

 Entre los resultados también se destaca que de los 659 que afirmaron consumir huevos de tortugas,  82% de ellos saben que las tortugas marinas estàn en veda y su consumo es ilegal todo el año.

Sobre los expendios de huevos  de tortugas, se encuestaron a 640 localidades tanto en mercados como fuera de ellos, entre los departamentos visitados se encuentra Rivas, Chinandega, Carazo, León, Granada, Managua y Masaya. Revelando que Managua presenta mayores números de expendios que vende huevos de tortugas, además que el 85% de los expendios saben que la venta es ilegal.

MERCADO ORIENTAL UNO DE LOS MÁS AFECTADOS

 La preocupación de estos resultados tiene su fundamento ya que en estudios realizados en monitoreo de playas existe que, tanto en el Refugio de Vida Silvestre la Flor en Rivas y Chacocente en Carazo, cuando coinciden las arribadas de tortugas en los meses de Agosto y Septiembre, se da una mayor presencia de este producto en los expendios del mercado oriental en Managua. 

Según José Urteaga, Coordinador del programa FFI-Nicaragua, este descubrimiento tiene que ser un campanazo de alerta para las autoridades de este centro de compra, para seguir con la campaña  todo el año en estos expendios y sensibilizar a los vendedores en el tema. 

Esta página es posible gracias al auspicio de:

Logos